Argentina en el debut empato ante Chile por Copa América.

Por el Grupo «A», en su debut, la Argentina termino igualado ante Chile, por Copa América. Lionel Messi, abrió el marcador con un golazo de tiro libre; lo igualó Vargas, al conectar de cabeza después de que Martínez le desviara un penal a Arturo Vidal.

En un comienzo tenso, Chile arranco mejor y logro incomodar a la albiceleste que le costo acomodarse en el campo de juego.
De a poco, el equipo dirigido por Lionel Scaloni fue afianzándose, lo que genero la primera chance clara a los 7 minutos. Un centro cruzado que Tagliafico, le bajó a Messi de cabeza. El crack rosarino le dio de zurda y de primera, pero el balón se fue desviado.

A los 11 llegó la segunda jugada clara para la Argentina. Una diagonal de Lo Celso de derecha a izquierda terminó con un centro rasante que Lautaro Martínez no pudo conectar bien, en la puerta del área chica.

A los 16, una buena combinación entre Tagliafico, y Lo Celso, que habilito a Nico González. quien saco el derechazo que fue desviado por Bravo al córner. Un minuto después, el arquero de la Roja le ganó un mano a mano al propio González, después de una asistencia perfecta de Lo Celso, muy lúcido en el comienzo del partido.

Una fuerte infracción de Isla sobre Nicolás González por derecha derivó en la primera amonestación y en un tiro libre peligroso que ejecutó Messi. Sin embargo, el riesgo se diluyó pronto.

Chile aprovechó un descuido argentino. A los 26, Meneses encaró por izquierda y su remate cruzado se fue apenas desviado.

El conjunto albiceleste manejó el balón a su antojo en varios tramos de la primera etapa. Y cuando los intentos chocaban contra la pared roja, el equipo retrocedía y volvía a empezar. A los 32 llegó el gol. Una fuerte infracción de Pulgar sobre Lo Celso le permitió a Messi frotar la lámpara. La Pulga tomó carrera, midió milimétricamente su remate y la clavó junto al poste izquierdo de Bravo, que voló pero no llegó.

El gol fue como un bálsamo para la Argentina que plasmo en el resultado su claro dominio en el desarrollo del encuentro. Aunque Chile se las ingenio para sorprender al seleccionado cada vez que se lo propuso, llegó al área albiceleste con facilidad, aun cuando jamás puso en aprietos a Emiliano Martínez.

El pésimo estado del campo de juego influyó también en la precisión de las jugadas. Una de las víctimas más evidentes fue Lautaro Martínez, que malogró dos situaciones claras en la primera mitad.

En el complemento, Chile se adelantó en el campo e intentó llegar a la igualdad. Siendo precavido a evitar recibir el segundo gol de contragolpe.

A los 8 minutos, volvió a quedar expuesta la fragilidad defensiva de la Argentina. Emiliano Martínez le ganó un mano a mano complicadísimo a Vargas. Pero en la segunda jugada. Tagliafico le cometió penal a Arturo Vidal, que el árbitro Wilmar Roldan sancionó después de revisar la jugada en el VAR. El fuerte remate de Vidal fue desviado por Martínez. El balón reboto en el travesaño y Vargas solo tuvo que cabecear con el arco vacío para poner el empate.

El empate confundió al equipo argentino. Chile con poco, aprovechó para acercarse al arco defendido por Emiliano Martínez.

Los ingresos de Exequiel Palacios y Ángel Di María buscaron darle frescura y más profundidad a un equipo que sintió el impacto del 1 a 1 y que le costaba llegar al área de Bravo.

Recién entonces, a los 25, la Argentina reaccionó. Primero tuvo un corner a favor. El centro abierto de Messi fue conectado por Di María afuera del área, pero el remate se diluyó. En la jugada siguiente, una patriada de Nico González terminó con un pase a la medialuna del área, desde la cual Messi hizo revolcar a Bravo con un zurdazo cruzado.

A los 34 minutos, Nico González tuvo el segundo. Messi la pinchó desde el vértice izquierdo del área, pero el cabezazo se fue apenas por arriba.

Scaloni, consciente de que el partido estaba para ganarlo mandó a Joaquín Correa y a Sergio Agüero a la cancha. El seleccionado albiceleste arriesgó. Chile tuvo una chance. Un desborde de Meneses terminó con un centro atrás que Tagliafico logró desviar a tiempo, antes de que Vidal conecte con su zurda desde la medialuna.

Di María olió sangre y allá fue. A los 41, con amagos, escondió su zurdazo hasta el final. Pero su remate se fue besando el poste derecho.

Los últimos minutos fueron muy intensos. Sin embargo, el equipo albiceleste en ningún momento se desordenó. Ni la injusticia del resultado, ni la ansiedad ni la cuenta regresiva pudieron alterarlo.

De un costado y del otro, los centros llovieron en el área chilena, que resistió y aguantó el 1 a 1 como pudo. El conjunto trasandino, incluso, logró encontrar un respiro y se permitió arrimarse por última vez al arco de Martínez.

El final del partido llegó con la imagen que resumió el desarrollo: con la Argentina copando el área roja, presionando para ganarlo, algo que claramente mereció. Pero la última (un tiro libre desde la derecha de De Paul), se diluyó. La última fue un corner desde la izquierda que ejecutó Messi, la figura de la cancha.

El viernes, a las 21 y por la segunda fecha del grupo B, la Argentina enfrentará a Uruguay en Brasilia, mientras que ese mismo día, en primer turno, Chile jugará con Bolivia en Cuiabá.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021