El Chelsea es el nuevo campeón de la Champions League

El equipo londinense derroto por 1-0 al Manchester City, con un gol de Kai Havertz, y es el nuevo monarca de Europa.

Chelsea se consagró campeón de la Champions League 2020/21. El equipo de Thomas Tuchel le ganó por 1-0 en la final a Manchester City. El único gol del partido lo marcó Kai Havertz. El partido se jugó en el Estadio do Dragão en Porto, Portugal, con el árbitraje de Antonio Mateu Lahoz.

Es el segundo título de Champions que Chelsea logra en su historia. El anterior había sido en la temporada 2011-12 con Didier Drogba como figura. La particularidad de esta campaña fue que había iniciado el proceso Frank Lampard como entrenador y la terminó Tuchel.

El gol llegó en el primer tiempo, cuando el delantero alemán Havertz de 21 años, definió de gran manera frente a Ederson luego de una estupenda habilitación de Mason Mount. Un gol vital para los Blues capitalizando su buen desempeño y se marcharon con la ventaja al descanso.

Los dos equipos en la segunda parte no sufrieron modificaciones. Ni Guardiola ni Tuchel han tocado sus piezas. Aunque los Ciudadanos tuvieron que salir más incisivos para intentar igualar el marcador, el cuadro londinense se mostró muy fuerte atrás, apenas concedió espacios. Para colmo, Kevin De Bruyne abandonó el campo de juego en el minuto 59 –ingresó Gabriel Jesús en su lugar– tras recibir un golpe muy fuerte de Rüdiger.

Pese a que el City aplicó a partir de ahí una presión asfixiante y gestionó mucho mejor la posesión en sus ataque, el Chelsea prácticamente no mostró fisuras. La línea defensiva de cinco hombre repeló todos los avances y N’Golo Kante hizo un despliegue fenomenal para recuperar balones en el mediocampo. Los Blues desnaturalizaron a su rival e incluso pudieron ampliar la ventaja en un contraataque que definió Christian Pulisic, pero su tiro se fue ancho.

Ante este panorama, Pep Guardiola le dio ingreso a Kun Agüero (reemplazó a Sterling) para jugar poco más de 10 minutos de partido e intentar consumar el milagro. Empujó con mucho amor propio pero su rival no perdió la compostura, no tuvo puntos débiles y no se vio superado en absoluto. Chelsea se aprovechó de un Manchester City que falló en el plan estratégico inicial y, a puro esfuerzo y disciplina, sostuvo la mínima diferencia que obtuvo al principio para consumar la consagración después de nueve años de su última conquista en este certamen.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021