River Plate con el último suspiro lo empató ante Junior en Barranquilla.

River lo empató a los 46 del segundo tiempo con un cabezazo de Paulo Díaz luego de un córner. Abrió la cuenta Borja para los colombianos a los 20 minutos del primer tiempo.

River Plate logró hoy un empate agónico ante Junior, de Barranquila, en Colombia, 1 a 1, en el partido válido por la cuarta fecha del grupo D de la Copa Libertadores que estuvo enrarecido por protestas sociales y disturbios que pusieron en duda su realización.

El delantero Miguel Borja (ex Olimpo de Bahía Blanca) marcó para Junior a los 20 minutos del primer tiempo y el chileno Paulo Díaz empató en el segundo de descuento de la etapa final para River, en el cotejo disputado en el estadio Romelio Martínez, de Barranquilla.

La igualdad dejó a River en el segundo puesto con seis puntos, detrás del líder Fluminense (8), y mantuvo la distancia sobre Junior (3).

El equipo brasileño se afirmó luego del triunfo 2-1 como local ante Independiente Santa Fe, de Colombia (2), en Brasil, donde empezó perdiendo por un tanto de Jersson González y lo dio vuelta con los goles del interminable Fred y Caio ¨Paulista.

En la previa de este partido la incertidumbre se apoderó por manifestaciones alrededor del estadio y los gases lacrimógenos hicieron su efecto en el calentamiento previo de los jugadores.

River salió a la cancha con una formación plagada de suplentes, teniendo en cuenta que el próximo domingo tendrá un nuevo mano a mano ante Boca Juniors, en la Bombonera, por un lugar en las semifinales de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

Junior, que jugó un buen partido en el Monumental a pesar de la derrota, fue superior a River, acéfalo de juego. Sin volantes creativos, le costó llegar al área y se resintió con los bajos rendimientos de Julián Álvarez, Milton Casco y una pálida presentación de Agustín Fontana, por primera vez como titular.

Las líneas de River no lucieron coordinadas y lo demostraron en el gol de Junior, con una proyección imparable de Borja ante Robert Rojas y la salida de Franco Armani.

El primer tiempo sufrió interrupciones por más gases lacrimógenos y la lesión de Luis González en el local.

River necesitó de los titulares para revertir la historia. Los ingresos de Agustín Palavecino, Matías Suárez y Fabrizio Angileri le dieron más equilibrio en un partido que se presentaba muy difícil.

Junior bajó su rendimiento y River, sin realizar una tarea descollante, exhibió otra actitud, con más orden.

Bruno Zuculini tuvo el gol en el inicio de la segunda etapa y exigió al arquero Sebastián Viera.

River buscó con Jorge Carrascal y Suárez insinuó más peligro en el área, pero la igualdad llegó en una pelota detenida. Angileri ejecutó el córner y Díaz, de flojo partido en defensa junto con Jonatan Maidana, conectó de cabeza.

El empate fue lo más justo. River celebró el resultado porque logró un punto cuando parecía perdido y lo dejó bien posicionado a falta de dos fechas, ambas de local. Además, lo concretó en un partido atípico por factores externos al fútbol, en un país que continúa convulsionado por una realidad social complicada.

La próxima fecha para River en Copa Libertadores será el miércoles 19 de mayo ante Independiente Santa Fe, en el Monumental, mientras ya piensa en el Superclásico del domingo frente a Boca en La Bombonera.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021