Así se prepara la NBA en Disney

Las 22 franquicias que reiniciarán la temporada de la Liga norteamericana ya se encuentran en el burbuja creada en el complejo de Orlando (Florida).

Llegaron a cuentagotas y bajo estrictas medidas de seguridad. Los jugadores deben pasar en sus habitaciones una cuarentena obligatoria de entre 48 y 72 horas para descartar posibles infecciones por coronavirus. Solo se les permite salir una vez superadas dos pruebas PCR y diariamente serán evaluados. Hay mucha cautela tras descubrirse que el 7% de los jugadores (25 de 351) dieron positivos en los test previos al viaje.

Los equipos comenzaron los entrenamientos para el reinicio de la temporada el 30 de julio. Los Magic fueron la primera franquicia en instalarse junto a los Brooklyn Nets y los Washington Wizards, todos fueron autorizados a entrenar después de haber superado el periodo de cuarentena y diversas pruebas de coronavirus. A ellos se suman Angeles Lakers de Lebrón James, los Philadelphia 76ers del pívot camerunés Joel Embiid, quien en los últimos días manifestó su desconfianza hacia la capacidad de la NBA de resguardar a los jugadores del virus en la «burbuja» de Disney World.

Los Houston Rockets con sus dos grandes estrellas, James Harden y Russell Westbrook, de quienes se espera que viajen a Orlando más adelante por su cuenta.

Las posibilidades de Houston, que ocupa la sexta posición de la Conferencia Oeste, de llegar lejos en Orlando están ligadas a la participación de Harden y Westbrook, quienes promedian esta temporada 34,4 y 27,5 puntos por partido respectivamente.

Por su parte, los Brooklyn Nets, diezmados por las bajas, anunciaron los fichajes de los veteranos Jamal Crawford y Michael Beasley para completar el equipo en Orlando.

Además de las ausencias previstas de sus estrellas Kevin Durant y Kyrie Irving por lesión, los Nets también perdieron en los últimos días a Spencer Dinwiddie, DeAndre Jordan y Taurean Prince, todos contagiados por coronavirus, y al alero Wilson Chandler, que renunció a jugar para acompañar a su familia durante la pandemia.

Crawford, a quien muchos daban por retirado a sus 40 años, no juega en la NBA desde abril de 2019, cuando terminó su contrato con los Phoenix Suns. Durante su carrera, el escolta promedió 14,6 puntos por partido y fue elegido como Mejor Sexto Hombre en 2010, 2014 y 2016.

Beasley, de 31 años, tampoco ha disputado un partido desde febrero de 2019 después de una temporada con los Lakers. En agosto de 2019 fue suspendido por cinco partidos por violar las políticas antidrogas de la liga y tendrá que cumplir esa suspensión en Orlando antes de poder volver a jugar.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021