Por la contención familiar durante la cuarentena, disminuyó el consumo de drogas

Desde la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, dependiente de la Subsecretaría de Protección, Promoción y Desarrollo Social del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, se realizó una breve investigación sobre cómo afectó el aislamiento, ahora distanciamiento social, preventivo y obligatorio en el consumo de las personas adictas. Los entrevistados forman parte de los tratamientos que brinda el organismo estatal, aquellos que recién están comenzando a tratarse y se sumaron personas que consultaron en alguno de los dispositivos sobre cuáles son las ayudas que pueden recibir.

Como adelanto, el resultado evidenció que varios de los participantes manifestaron haber reducido el consumo durante el periodo de cuarentena. ¿La razón? Hay varias aristas, pero la que apareció como un dato resaltable por encima de los demás es haber tenido mayor contención familiar, debido a que su entorno también tuvo que quedarse en casa para evitar la propagación del COVID-19.

Por este motivo, se planteó realizar una investigación cuantitativa en la cual se pudiera observar de modo objetivo y científico, cómo la cuarentena y las situaciones de aislamiento podrían estar afectando el consumo de las personas adictas.

En este sentido, es importante considerar algunos conceptos:

Drogas: toda sustancia que en un organismo vivo pueda modificar una o varias de sus funciones; aquella que con efectos psicoactivos (capaz de producir cambios en la percepción, el estado de ánimo, la conciencia y el comportamiento, susceptible de ser auto administrada por el placer que genera).

Drogas legales: (alcohol, tabaco) son aceptadas legal y socialmente; sin embargo, tienen consecuencias físicas, familiares y sociales muy importantes.

Drogas ilegales: cannabis (o marihuana), cocaína, psicofármacos, inhalables, pasta base, estaxis, etc.

Tres conceptos claves: uso, abuso y adicción.

La distinción entre uso y abuso dependen en gran medida del carácter legal de la producción, adquisición y uso de las diferentes sustancias con fines de intoxicación. En el caso de las drogas ilegales es común considerar abuso cualquier uso es abuso de la sustancia.

La definición de uso y abuso están en función de la cantidad, frecuencia, y consecuencias del consumo, y se miden a través de indicadores tales como ingestión por persona, patrones de consumo, y los problemas asociados (enfermedades, accidentes, conductas antisociales, etc.)

La adicción es la dependencia fisiológica y/o alguna sustancia psicoactiva legal o ilegal, provocada por el abuso en el consumo, que causa una búsqueda ansiosa de la misma, deseo dominante de continuar tomando la droga y obtenerla por cualquier medio, tenencia a incrementarla la dosis, dependencia física y psicológica con síndrome de abstinencia si se retira la droga, efectos nocivos para el individuo, la familia y la sociedad en general.

Considerando estos conceptos se realizó una investigación cuantitativa, tomando como muestra 266 personas adictascon una extensión geográfica de toda la provincia de San Juan, con la colaboración de las UMAA (Unidades Municipales de Atención de las Adicciones). Las cuales, se encuentran en los 19 departamentos de la provincia, como así también se recabaron datos de las personas que son asistidas por los diferentes dispositivos de atención que brinda la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones en el centro de rehabilitación San Benito.

En dicha investigación, se indagó sobre distintas variables como la edad, sexo, etapa en el tratamiento, situación de abstinencia, consumo en cuarentena, que motivos ayudaron a no consumir, si habían consumido otras sustancias, y si habían tenido dificultad para conseguir sustancias con su proveedor habitual. También, se indagó sobre la sustancia de preferencia.

La muestra consta de 266 entrevistados, cuyos datos aportaron que:

  • El 30% se encuentra en edades de 19 a 25 años, el 28% son menores de 18 años, 18% tienen entre 26 y 33 años, el 14% tiene más de 41 años de edad y el 10% se encuentra entre 34 y 40 años.
  • De los entrevistados, 192 son varones, representando el 72.2% y 74 fueron mujeres representando el 27,8%. En esta variable dificultó el trabajo, ya en San Juan la mayor demanda por tratamiento es de varones.
  • De los 266 participantes, 92, es decir el 34% se encuentra en tratamiento por adicciones, 89 personas es decir 33,5% están en una etapa inicial del tratamiento y 85 entrevistados, es decir el 32% personas no están en tratamiento y asistieron algún dispositivo de adicciones por alguna consulta respecto de los tratamientos.
  • Consultados acerca de quiénes fueron abstinentes antes de la cuarentena, reconociendo que entre los entrevistados, había personas que estaban en tratamientos ambulatorios, los mismos dieron cuenta de su situación manifestando que el 14,7 % era totalmente abstinente antes de la cuarentena, el 35% era abstinente con algunas recaídas, el 9,4% tenía muchas recaídas y el 41% no era abstinente antes de la cuarentena.
  • El 28,9% manifestó que no consumió en este periodo de cuarentena y aislamiento y el 30% expreso que consumió menos de lo habitual, un 22,9% respondió que consumió igual que siempre; y sólo el 14% consumió más de lo habitual.
  • De acuerdo a los datos, se analizó que antes de la cuarentena, 39 personas eran abstinente, lo que representa un 15%. Luego, en el periodo de cuarentena aumenta la cantidad de abstinentes a 77 personas, lo que representa un 28,9% de personas que manifiesta no haber consumido. Rescatando que un 30% manifestó haber consumido menos de lo habitual.
  • Sobre los factores que ayudaban a las personas a no consumir, un 36% expresó que había elegido no consumir, el 32% que no podía juntarse con las personas que consumen y el 21%, que se sentía más contenido por el entorno familiar y sólo el 11% no consiguió la sustancia de consumo habitual.
  • De total de 266 entrevistados, el 75% no consumió nuevas sustancias que habitualmente no consumen y sólo el 25% se inició en el consumo de nuevas sustancias.

Conclusiones

  • El aislamiento, ahora distanciamiento, social, preventivo y obligatorio fue positivo para las personas adictas.
  • El 29% manifestó que no consumió en cuarentena, y otro 32% que consumió menos de lo habitual.
  • Como prueba experimental, se puede observar que el 21% de las personas adictas no consumen si se sienten contenidas por el entorno familiar.
  • El 32% son abstinentes si no están en contacto con otras personas que consumen.

“La contención familiar del adicto y alejarlo del grupo de pares con quien consume, es el camino para la recuperación de las adicciones”.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021