Alberto Fernández, Rodríguez Larreta y Axel Kicillof y una reunión que determinará el futuro de la cuarentena

Los mandatarios comparten la preocupación por la suba de contagios y el incremento en la ocupación de camas de terapia intensiva y coinciden en que hay que endurecer la cuarentena que vence el domingo para evitar un colapso del sistema sanitario. Pero anoche existían todavía diferencias en torno a la implementación y el anuncio de las nuevas restricciones, que podría ser a última hora, rodeado por una evidente fatiga social y una compleja realidad socioeconómica a casi cien días del primer decreto presidencial.

Con ese diagnóstico, el jefe de Estado, el jefe de Gobierno y el gobernador volverán a verse las caras esta tarde -a última hora de ayer no había aún precisiones del horario de la convocatoria- para resolver la vuelta a una fase más dura del aislamiento que tiene en Kicillof a uno de los principales promotores.

Un síntoma de que la etapa más cruda de la pandemia empieza a asomar es que el reporte oficial del Ministerio de Salud de todas las noches, que ayer registró un nuevo récord de 2.635 contagios -1.463 en la Provincia y 1.012 en la Ciudad-, ahora viene anexado con el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva: 52% en el AMBA.

Más allá de los matices, ayer por la noche había cierto consenso entre la Casa Rosada y las administraciones porteña y bonaerense de que estamos en vísperas de dos semanas de un confinamiento más estricto, como en las primeras semanas de la cuarentena, con fuertes restricciones en el transporte público y controles mucho más efectivos que los actuales. Para disminuir la movilidad, que promueve la circulación del virus.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021