Kim Yo-jong, la cada vez más poderosa hermana del dictador norcoreano que anticipó la destrucción de la oficina de enlace con el Sur

Lo había prometido, y cumplió. “Dentro de poco la inútil oficina de relaciones entre el Norte y el Sur quedará completamente destruida”, había dicho Kim Yo-jong, la hermana del dictador norcoreano Kim Jong-un, el pasado fin de semana. Este martes, esa amenaza se concretó: Corea del Norte destruyó la oficina de enlace intercoreana situada en su territorio, en una dramática muestra de ira que aumenta drásticamente las tensiones en la península.

La demolición del edificio, ubicado en territorio norcoreano y donde no había personal surcoreano, es en gran parte simbólica. Ocurre un día después del 20 aniversario de la primera cumbre intercoreana, que tuvo lugar el 15 de junio de 2000. Es, probablemente, lo más provocador que ha hecho Corea del Norte desde que abrazó la diplomacia nuclear en 2018 tras un enfrentamiento con Estados Unidos que despertó temores de guerra. El incidente supone un serio revés a los esfuerzos del presidente liberal del Sur, Moon Jae-in, para restaurar las relaciones entre las dos naciones rivales.

Todo apunta a que la acción, una represalia al lanzamiento de folletos de propaganda por parte de activistas del Sur, fue impulsada por Kim Jong-un, una figura que según varios analistas está cobrando un papel político cada vez más sustancial en el hermético régimen. El nuevo protagonismo se refleja en su liderazgo en esta nueva campaña de presión más dura contra Corea del Sur.

De poco más de 30 años, Kim Yo-jong es el único pariente cercano del líder norcoreano que desempeña un papel público en la política.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021