La Justicia de EEUU pidió interrogar al Príncipe Andrés por sus vínculos con el fallecido multimillonario pedófilo Jeffrey Epstein

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos exigió oficialmente a Reino Unido que permita que el Príncipe Andrés sea interrogado sobre sus vínculos con el difunto multimillonario pedófilo Jeffrey Epstein.

El Duque de York, de 60 años, se había negado anteriormente a ser interrogado por los fiscales de Nueva York, en relación con su investigación de la histórica red de tráfico sexual de Epstein. Y aunque él desmiente “categóricamente” cualquier delito, Virginia Roberts Giuffre, ahora de 36 años, lo acusa de haber abusado de ella en tres ocasiones diferentes entre 2001 y 2002, cuando el norteamericano la explotaba sexualmente.

Según The Sun, el Departamento de Justicia de EEUU ya solicitó al Reino Unido “asistencia jurídica mutua”, es decir habilitar un acuerdo entre ambos países para garantizar una investigación judicial. Así, por primera vez, el príncipe Andrés podría tener que responder sobre estas graves acusaciones bajo juramento, y no no ante la prensa. Las solicitudes de “asistencia jurídica mutua” sólo se utilizan en casos penales y el pedido podría desembocar en una orden para que el miembro de la Casa real británica sea interrogado ante un tribunal local, por ahora, como testigo. El diario, además, informa que la Justicia británica aún no han tomado ninguna decisión en relación a la solicitud, y es probable que el propio Andrés desconozca la citación porque tanto los EEUU como el Reino Unido están obligados por ley a mantenerla en secreto.

Según el medio británico, el pedido se efectuó el mes pasado y, si hay colaboración británica, los fiscales norteamericanos tendrán dos opciones: pedir que el Duque de York declare de manera voluntaria -en general, a través de un escrito judicial- o, si se niega a cooperar, pueden exigir una orden para que se presente ante los tribunales de Londres.

A diferencia de su madre, la Reina Isabel II, el Príncipe Andrés no tiene inmunidad diplomática. Sin embrago, sí cuenta con un privilegio, el de mantener cualquier interacción con la Justicia “a puerta cerrada”, lo que significa que -de concretarse- la sesión sería privada, sin prensa ni público, y con secreto de sumario.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Producción - 2645057395
Ventas - 2645143021